Programa 237 - Trasplantes de Médulas - Padres Apurados

Es un tratamiento médico que reemplaza la médula ósea por células sanas. Las células de reemplazo pueden proceder de su propio cuerpo o de un donante.


Un trasplante de médula ósea también se denomina trasplante de células madre o, más concretamente,

trasplante de células madre hematopoyéticas. El trasplante se puede utilizar para tratar ciertos tipos de cáncer, como leucemia, mieloma y linfoma, y otras enfermedades del sistema inmunitario y de la sangre que afectan la médula ósea.


Las palabras trasplante y médula ósea dan pie a confusión. Cuando pensamos en un trasplante, pensamos directamente en la colocación de un órgano sólido de una persona en otro cuerpo de otra persona que está enferma (tipo película de Frankenstein). En este caso, no es un órgano sólido sino sangre, en concreto: células madre de la sangre. Por ello, lo que se hace durante el momento del trasplante es transfundir estas células. Por lo tanto, no, no es una intervención quirúrgica como mucha gente puede pensar. La bolsita de células madre de la sangre se transfunde al paciente a través del catéter previamente colocado.


Para hablar de todo ello y de muchas más cosas, contamos con la presencia de David Riaguas, padre de Daniel y creador del contenido social de @padres_apurados


MITOS QUE ES NECESARIO DESTERRAR


- Al inscribirme ya soy donante. Es decir, si me llaman para donar, ya no puedo decir que no. Es una obligación. Esto no es así: Con esto has adquirido el compromiso de estar disponible para cualquier persona que te necesite y resulte compatible contigo. Si esto ocurre, puedes decir que no, porque una donación es algo voluntario. No obstante, conviene saber que si te han llamado es porque alguien te necesita y puede que seas su única esperanza de vida. No obstante, la tasa de respuestas negativas en España es escasa y que solo en torno al 4% renuncia a la donación

- Uno de los mitos más comunes: “Te pinchan en la columna”. Porque al decir médula, nos recuerda la médula espinal y no la médula ósea. Y no es así. La médula ósea, en lenguaje coloquial, sería el “tuétano”. Está en el interior de algunos huesos, como el cráneo, las costillas, o la pelvis. No hay posibilidad alguna de quedarse parapléjico si se dona médula

- Puedo elegir a la persona a la que dono médula. Con la irrupción de las redes sociales es frecuente recibir mensajes de ayuda de familias que piden, por ejemplo, una donación masiva de médula para encontrar una muestra coincidente, pero no se puede elegir a quién donar y a quién no. Es un acto altruista: No te inscribes para una persona determinada, sino para salvarle la vida a alguien. Sólo uno de cada 900 donantes inscritos es llamado para realizar una donación efectiva y que esto suele ocurrir por término medio al cabo de 8-10 años.

- La donación de médula ósea es un procedimiento quirúrgico (NO del todo CIERTO). En torno al 90% de las donaciones se hacen por un proceso

de aféresis, similar al de donación de sangre, solo que dura unas 3-4 horas. Sólo un 10% de los casos requieren una punción ósea en la cadera para extraer las células madre. Se realiza en un quirófano y bajo anestesia. ¿Pueden quedarme cicatrices en las zonas de punción? Para realizar la extracción de las células del interior del hueso se usa una aguja de un calibre ligeramente superior a la empleada en las analíticas convencionales, por lo que la lesión cutánea es mínima y desaparece en el plazo de unas pocas semanas

- Solo se puede donar una vez, porque hacerlo supone un riesgo para la salud. A día de hoy, es cierto que existe un número máximo de donaciones altruistas y es de tres; aunque lo habitual, en caso de encontrar un paciente compatible, es que el donante se quede de reserva para esa persona. Eso sí, si es un familiar el que necesita la médula y el donante ya hubiese ejercido tres veces esta función, "podría hacerlo tantas veces como fuera necesario", pues este tejido se regenera al 100%

- Es normal padecer más enfermedades después de ser donante: te quedas débil. la médula ósea se regenera al 100%, por lo que no existe la posibilidad de que el donante sufra una escasez de médula que le haga ponerse enfermo con frecuencia. La única propensión que existe después de donar es a la felicidad: gracias a ti hay una vida que se salva

- Podré conocer a mi donante y agradecérselo: No, según la ley española, la donación es anónima. El conocimiento público de la identidad del donante y su vinculación con el receptor generan repercusiones de orden negativo que pueden causar problemas de diversa índole a las personas involucradas.


https://go.ivoox.com/rf/82458451

11 visualizaciones
   PROGRAMA
de
RADIO

Programa en el que intentamos dar voz a diferentes voluntarios, asalariados y asociaciones que con su labor y esfuerzo están luchando por hacer este mundo raro, este mundo loco, un lugar un poco más humano y personal. Por eso quiero que este programa sea usado como un altavoz para dar a conocer ese trabajo. 

Entradas recientes