Programa 228 - Respiración Consciente

Nos hacemos eco de la noticia digital de la pagina cuerpoymente que el pasado 17 de septiembre escribía lo siguiente:


"Tu forma de respirar te afecta en todo"
La respiración afecta a nuestra salud, a cómo pensamos y cómo sentimos. El periodista James Nestor lo ha investigado y nos da algunas claves para mejorarla.

La respiración nos preocupa más que nunca. Se ha convertido en el centro de nuestras vidas. Y justo en este momento,James Nestor, un periodista especializado en divulgación científica que trabaja para New York Timesy Scientific American, publica Respira (Ed. Planeta). La obra se ha convertido en un best seller en todo el mundo. Pero todo ha sido fruto de la casualidad.


Muchos trastornos de ansiedad y cambios en el estado de ánimo podrían mejorarse simplemente respirando bien. La respuesta está avalada por decenas y decenas de estudios científicos. La respiración puede mejorar enfermedades como la depresión y enfermedades relacionadas con el miedo, incluso enfermedades como la anorexia.


Para las personas que sufren ansiedad o que tienen ataques de pánico tomar el control de la respiración y lograr que esta se realice por la nariz les hará disminuir de manera significativa el estrés. Es algo que se puede comprobar con un simple pulsómetro: después de dos minutos de respiración consciente y controlada por la nariz podemos ver cómo nuestra frecuencia cardiaca cambia y cómo esto tiene un impacto sobre nuestro sistema nervioso. Es un principio biológico básico.


Para hablar de todo ello y muchas más cosas contamos con la presencia Sara Táboas Rozas, instructora de Respiración Consciente sanadora



¿Te has preguntado si sabes respirar?


Parece una pregunta obvia porque el oxígeno es el combustible de la vida y nuestro organismo está diseñado para capturar ese esencial elemento del aire y expulsar dióxido de carbono para subsistir.


Los pulmones trabajan de manera incesante desde nuestro nacimiento hasta la muerte porque la respiración es una función automática controlada por el sistema nervioso. Repetimos cada ciclo unas 20.000 veces al día.

Pero a medida en que crecemos nuestros patrones y frecuencia respiratoria se van transformando y llega un momento en que lo tomamos llegamos a respirar verdaderamente mal.

Y lo digo con conocimiento de causa.


Las personas ansiosas tenemos inhalaciones cortas y superficiales y para ello nos valemos de los músculos de la espalda y no del diafragma para la salida y entrada de aire. Esa manera de respirar no sólo interrumpe el equilibrio de gases del organismo, sino que también nos produce tensión en los músculos del cuello y la espalda alta como el esternocleidomastoideo y el trapecio.


Cuando percibimos una amenaza se activa el sistema nervioso simpático y genera una reacción de supervivencia que prepara al organismo para luchar o huir.

Sin darnos cuenta vivimos así. Con respiraciones cortas, como si fuéramos animales asustados.



https://go.ivoox.com/rf/78870597


20 vistas
   PROGRAMA
de
RADIO

Programa en el que intentamos dar voz a diferentes voluntarios, asalariados y asociaciones que con su labor y esfuerzo están luchando por hacer este mundo raro, este mundo loco, un lugar un poco más humano y personal. Por eso quiero que este programa sea usado como un altavoz para dar a conocer ese trabajo. 

Entradas recientes